lunes, 4 de octubre de 2010

Not Dark Yet... Not Yet.

Escucho Trains. Esa canción me remite a esa foto suya enfocando la bahía en San Diego. Luz y el azul del mar, nada más. Durante meses ese fue el único paisaje en mi cabeza. Durante meses él me llevo a ese lugar y no me dio el pasaje de regreso.

¿Llueve en San Diego, mamá? ¿El cielo se oscurece, relampaguea y las olas del mar se comen la tierra? ¿La gente corre asustada y se esconde en sus casas? ¿Echa cerrojo, cierra ventanas y se oculta debajo de la cama? Dime mamá, ¿En San Diego la gente se siente como yo con el corazón roto y atrapada sin salida?. ¿Algún día ese corazón regresará a casa dónde pertenece?.

Mamá, ¿Recuerdas esa vez en que me contaste que yo solita me lancé a la alberca aún sin saber nadar?. ¿De verdad soy yo esa niña? Hoy estoy parada en la orilla de esa alberca y el temor se apodera de mis piernas, las desmorona.

Mamita, ¿Te acuerdas cuando sobreviví a esa pesadilla de la infancia, cuando incluso tú pensaste que no podría hacerlo? Dime mamá ¿De dónde saqué fuerzas? Hoy de plano no las encuentro.

¿Algún día despertaré de éste mal sueño? Él nunca existió, ¿Verdad, mami?.

1 comentario:

Chris Victoria dijo...

Dios...me hizo...Dios...wow... :'(